Aprovechar las zonas comunes del edificio

Las comunidades de propietarios son las encargadas de regular el uso de las zonas comunes que existen en sus edificios. Muchas veces, la falta de tiempo, atención o mantenimiento, provoca que dichas áreas no se cuiden ni se les saque toda la rentabilidad que ofrecen. Tarde o temprano, todas las comunidades de propietarios se enfrentan al problema de cómo aprovechar al máximo las zonas comunes de su edificio. 

¿Cuáles son las zonas comunes? 

La ley que regula la convivencia y normativa dentro de un edificio es la de propiedad horizontal. En este documento se regulan todos los espacios que existen en el inmueble y que pueden ser comunes o privativos.  

¿Qué diferencia existe? 

Todos aquellos lugares en los que rige un derecho exclusivo de propiedad, serían privativos. Este término no se refiere únicamente a los pisos si no que también se recogen los locales, trasteros y las plazas de garaje.

El resto de espacios delimitados y susceptibles de ser usados por todos los propietarios, son comunes. Según la Ley de Propiedad Horizontal, los elementos privativos únicamente les pertenecen a sus propietarios legales. En cambio, las zonas comunes, están destinadas al uso y disfrute de todos o una parte de los propietarios. ¿Cuáles serían estos espacios comunes? 

  • Los locales, plazas de garaje o viviendas que pertenezcan a la comunidad y no a un único propietario. 
  • Zonas del edificio: las escaleras, el patio o el portal del edificio. 
  • Elementos funcionales y de mantenimiento del inmueble: ascensores, sistemas e instalaciones (eléctricos, de calefacción, canalizaciones, etc.)  

¿Quién regula el uso de las zonas comunes? 

Las comunidades de vecinos, o en su caso el administrador de fincas, son los encargados de redactar las normas sobre uso de dichas zonas y comprobar su correcto cumplimiento. La comunidad también es responsable de garantizar que se lleva a cabo un mantenimiento constante y adecuado. Para mantener el edificio en buenas condiciones deben realizarse obras de reparación de desperfectos y acciones que permitan conservar en buen estado el inmueble.  

¿Qué uso se le puede dar a las zonas comunes? 

Para administrar zonas comunes de forma efectiva es necesario que todos los miembros de la comunidad se reúnan y expongan sus ideas y propuestas para optimizar el uso de estos espacios. La conservación no debe ser el único compromiso, también es necesario que se invierta en mejorar las instalaciones que ya existen.  

Las necesidades de los propietarios pueden ir cambiando con el paso del tiempo por lo que sería recomendable establecer reuniones periódicas en las que puedan revisarse las acciones acometidas y promover propuestas para el futuro. Para establecer el uso de estos espacios, lo primero será hacer un listado de aquellos con los que cuenta la comunidad y desarrollar objetivos para el aprovechamiento de cada uno. Algunas propuestas que permiten modernizar estos espacios tradicionalmente abandonados o a los que no se les saca partido: 

Terrazas para compartir y disfrutar 

Muchos edificios cuentan con terrazas que pertenecen a la comunidad pero que, prácticamente ningún vecino usa más que para tender la ropa. ¿Qué podemos hacer con ellas? Una opción original y sostenible consiste en construir un huerto urbano. Es importante que cuente con todas las medidas de seguridad para evitar problemas estructurales.

Pero con una buena planificación, los vecinos podrán cuidar sus frutas y hortalizas y disfrutar de productos naturales que ellos mismos han cultivado. Puede ser una buena opción para promover la convivencia y el trabajo en equipo. Ayudará a crear lazos entre los propietarios a la vez que reciben una recompensa por su esfuerzo y compromiso.  

Otra idea puede ser crear una zona chill out. Requiere un poco más de inversión, pero puede realizarse usando materiales reciclados o que aporten los propios vecinos. La idea es crear un espacio en el que relajarse y disfrutar al aire libre. También se pueden colocar macetas zonas comunes para crear un espacio en el que la naturaleza sea protagonista. 

Colocar unos sofás y sillones cómodos, algunas sombrillas para tapar el sol y unas mesas permitirá que todos puedan subir con su bebida favorita y disfrutar del tiempo libre sin necesidad de salir del edificio.  

Si hay muchos niños en el inmueble, se puede plantear la opción de construirles un espacio de ocio y diversión. Colocar mesas de ping pong o zonas con distintos juegos adaptados a cada edad les ayudará a sacarle partido a la terraza.

Para evitar molestias y ruidos, se pueden establecer horarios de uso que agraden a todos los propietarios y evitar disputas. Si se decide construir trastero en zonas comunes para guardar todos estos elementos, será más sencillo mantenerlo todo limpio y recogido.  

Cambiar los buzones tradicionales por buzones inteligentes 

Los tiempos cambian y cada vez se reciben menos cartas por correo ordinario. Al margen de las facturas, que también se pueden recibir en formato digital, los buzones de toda la vida han quedado relegados a contener publicidad de todo tipo. El auge del comercio electrónico ha hecho aparecer una necesidad en las comunidades de vecinos.

Los propietarios realizan sus compras online que, como no caben en estos buzones, deben ser entregadas en mano. Algo que puede suponer más problemas de organización y tiempo y que exige que haya siempre alguien para recogerlo. Este problema se soluciona instalando buzones inteligentes. Un sistema de recogida que permite al repartidor colocar el paquete en el buzón propiedad del comprador que accederá con su propio código de seguridad. Evitando así que nadie más pueda abrirlo o que el paquete sea robado.  

zonas comunes en comunidad de vecinos

Los espacios comunes son muy necesarios para promover el trato entre distintos propietarios. Dejar estas zonas sin uso contribuirá a que se produzca un mayor deterioro. Algo que, a la larga, será mucho más caro para la comunidad. Si los propietarios invierten un poco de tiempo y creatividad en adaptarlos, podrán disfrutar de estos espacios compartidos como nunca habían imaginado. En Inmho queremos ayudarte a que tus clientes se sientan satisfechos con tu trabajo y, para conseguirlo, te ofrecemos soluciones funcionales y adaptadas a tus necesidades.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitar presupuesto