¿Debo pagar por mi vivienda en valor catastral o el fiscal?

¿Debo pagar por mi vivienda en valor catastral o el fiscal?

En el proceso de adquisición de una casa o un inmueble, hay un gran número de procedimientos a realizar. Y muchas variables por determinar. Una de las dudas más frecuentes que nos encontramos en INMHO, es cuál es el valor a escriturar. Hay que tener muy clara cuál es la diferencia entre el valor catastral y el valor fiscal, especialmente si queremos ahorrarnos problemas con Hacienda en el futuro. Por eso, en el post de hoy vamos a analizar qué es cada uno de estos valores y cuál es su importancia. Permanece atento porque es de suma importancia.

Valor catastral

Antes de explicar a qué nos referimos cuando hablamos del valor catastral de un inmueble y cómo calcularlo, tenemos que tener claro qué es el Catastro Inmobiliario y cómo podemos acceder al mismo. 

Qué es el catastro inmobiliario

El Catastro Inmobiliario es un registro de la administración que depende del Estado en el que se registran y describen todos los bienes inmuebles, tanto rústicos como urbanos y de características especiales. En él podemos encontrar datos referentes a la ubicación geográfica, las dimensiones del mismo y la riqueza de las demarcaciones. Encuentra su origen en el Imperio Romano y surge como una herramienta necesaria para el cobro del Tributo a la Propiedad. Con el paso de los años se ha ido adquiriendo nuevas funciones entre las que destacan: 

  • Constituir la base del trazado urbano y rural. 
  • Garantizar el derecho de la propiedad
  • Servir de referencia para el cálculo de impuestos sobre la propiedad

Así, el catastro se divide en tres grandes áreas: geométrico, jurídico y fiscal. 

El Estado pone a disposición de los ciudadanos una sede electrónica y física donde poder llevar a cabo diferentes trámites, así como consultar el valor catastral de sus propiedades. 

Calcular el valor catastral

El valor catastral es un valor estimado que el propio catastro adjudica al inmueble y depende de diversos factores. A la hora de valorar el valor de un inmueble, el catastro tiene en consideración diferentes datos: 

  • Localización.
  • Superficie del inmueble. 
  • Antigüedad. 
  • Valor histórico o patrimonial.
  • Posibles mejoras. 
  • Coste de construcción.
  • Circunstancias urbanísticas que afectan al suelo. 
  • Precio de mercado. 

La forma de aplicar estos criterios dependerá de cada municipio. El valor catastral, aunque no es igual al valor fiscal, le sirve a la Administración Pública para calcular impuestos municipales como el IBI

 Valor fiscal

El valor fiscal de un inmueble está íntimamente relacionado con el valor catastral pero no son lo mismo. Este es calculado por la Agencia Tributaria para establecer el precio de una vivienda y, en base a eso, calcular los impuestos en relación a la venta, compra o herencia de un inmueble. Siendo este último el más importante. 


Igual que en el caso del valor catastral, la valoración fiscal de los inmuebles va a depender de cada Comunidad Autónoma. Y es utilizado tanto para el pago del impuesto sobre transmisiones patrimoniales, como el impuesto de sucesiones y donaciones.

Calcular el valor fiscal de un inmueble 

Como ya hemos indicado más arriba, a la hora de hacer este tipo de valoraciones, la Agencia Tributaria va a usar como referencia el valor catastral que se le haya otorgado previamente al inmueble. A continuación se aplica un coeficiente multiplicador sobre el valor catastral en función de los años del inmueble


Para poder descubrir cuál es el valor fiscal de cualquier inmueble, basta con dirigirse a los recursos que las Comunidades Autónomas ponen a disposición de sus ciudadanos. Dependiendo del lugar en el que te encuentres será un departamento u otro. Aunque casi todas ellas tienen digitalizados este tipo de servicios y no suelen suponer coste alguno para el solicitante.

¿Cuánto debo pagar por mi vivienda?

A la hora de pagar por la vivienda, podemos llegar a un acuerdo con el comprador o servirnos del valor catastral y no debería suponer ningún problema con la Agencia Tributaria. Siempre y cuando paguemos el impuesto correspondiente; ya sea más alto o más bajo que el que estamos dispuestos a pagar por un inmueble. Esto también se aplicaría respecto a las herencias

En conclusión, a la hora de adquirir una vivienda, ya sea porque la hemos comprado o porque vamos a heredar, tenemos que tener muy presente que debemos mantenernos al día con nuestras obligaciones fiscales. En INMHO, como gestor inmobiliario, nos aseguramos de que todas las personas con las que trabajamos conozcan todos los procesos relacionados con su patrimonio


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicitar presupuesto