La diferencia entre obras de mejora y obras de conservación es algo que es necesario conocer para poder solicitar permisos en las comunidades de vecinos. Es bien sabido que toda comunidad de propietarios ha de contar con un mantenimiento adecuado de sus instalaciones e infraestructuras, y además hemos de conocer las diferencias arriba señaladas para evitar malentendidos y saber cómo hemos de afrontar y llevar adelante las mejoras infraestructurales en nuestro edificio.

 

Un aspecto clave a la hora de establecer tales distinciones es la que se delimita entre obras suntuarias y obras que se consideran de necesaria realización por si vital importancia para el correcto funcionamiento de las instalaciones, y también porque afectan a la comunidad o trascienden el mero interés particular de un solo vecino o propietario.

 

Obras necesarias y obras de mejora

 

En este sentido, pues, hemos de discernir la diferencia entre obras necesarias y obras de mejora. Veamos cuáles son las distinciones completas, establecidas por las leyes:

 

 

Además de lo ya dicho en cuantos a obras obligatorias o no para las reparaciones y conservación de un inmueble, debemos tener en cuenta otro de los grandes pilares legales de tales obras en nuestro país: la Ley de Ordenación de la Edificación de 1999, por la que se preceptúa la obligatoriedad por parte de los propietarios de impulsar las obras de conservación, así como de archivar la documentación de estas, y los seguros y garantías con que cuenten.

 

También la comunidad de propietarios ha de saber que se distingue entre tres tipos de obras de reparación:

 

En toda comunidad de propietarios hay derechos y obligaciones regulados por las leyes vigentes, que incluyen algo de tan esencial importancia como es la diferencia entre obras de mejora y obras de conservación.