915 17 90 64
Presupuesto
Acceso

Los requisitos imprescindibles para ser un perfecto administrador de fincas

La figura del administrador de fincas se ha hecho cada vez más popular en las comunidades de vecinos, pero aún así, todavía hay mucha gente que se pregunta qué hace un administrador de fincas y por qué sus honorarios son tan altos para las labores que desempeña.

 

Hay que tener en cuenta que un gestor de fincas es mucho más que alguien encargado de controlar los gastos de la comunidad, llevar a cabo pagos a los proveedores y buscar algún que otro servicio. Se trata de una figura que puede representar a la comunidad judicialmente en caso de conflicto y también puede ejercer de mediador si es necesario, aparte de su ayuda y asesoramiento en múltiples asuntos que el presidente y los demás miembros de la junta directiva no tienen por qué saber.

 

Por tanto, el administrador de fincas es un importante soporte en cualquier comunidad de vecinos y una apuesta clara para solucionar problemas de la comunidad con la ley en la mano. Además, supone una ayuda inestimable para el presidente que tendrá el consejo y la recomendación necesaria siempre que sea preciso.

 

¿Qué es un administrador de fincas?

 

Un administrador de fincas es el encargado de prestar servicios de asesoramiento, gestión y administración de fincas a los propietarios de una comunidad de vecinos. Dependiendo de las necesidades que tenga la finca, puede administrar las cuentas, gestionar asuntos legales de importancia, aspectos relacionados con el alquiler, etc. En definitiva, su función principal es la de gestionar todos los bienes comunitarios de la finca, supervisar su conservación y mantenimiento y asesorar sobre cualquier asunto que sea necesario.

 

De manera más concreta, el administrador es el encargado de facturar las cuotas de la comunidad para cada propietario, elaborar el presupuesto anual, custodiar los fondos y ponerlos a disposición de la Junta y cualquier vecino que quiera consultarlos, gestionar el cobro de recibos pendientes de la comunidad, contratar cualquier tipo de servicio o suministro que necesite la finca y poner en marcha los acuerdos que se hayan generado en las Juntas ordinaria o extraordinaria.

 

Por otra parte, desde el punto de vista meramente administrativo, el administrador de fincas también se encarga de redactar las actas de las Juntas y enviarla a los vecinos, así como las convocatorias de las reuniones o cualquier otro escrito que se necesite. También tiene la misión de custodiar todos los ficheros de la comunidad, tanto digitales como en papel, tratar los datos confidenciales según la LOPD (Ley Orgánica de Protección de Datos) y conservar el libro actas y la documentación relevante durante cinco años.

 

En cuanto a siniestros o averías que se puedan dar en la finca, el administrador debe denunciar cualquier acto vandálico que se dé en la comunidad y contactar con el seguro o con las empresas que se encarguen de arreglar los desperfectos en el menor tiempo posible, siempre informando a la Junta y contando con su aprobación.

 

En los últimos años, han entrado en vigor distintas medidas de obligado cumplimiento por parte de las comunidades de propietarios, como por ejemplo la presentación de manera periódica de distintos modelos en Hacienda, la entrada en vigor del nuevo RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) o la gestión del certificado electrónico necesario para relacionarse de manera telemática con las Administraciones Públicas. Todos estos aspectos deben ser supervisados y gestionados por un administrador de fincas que conozca bien las últimas leyes y tenga la capacidad profesional de defender los intereses de la comunidad.

 

Requisitos para ser administrador de fincas

 

Como en todas las profesiones, existen administradores de fincas competentes y con todas las garantías de que van a desempeñar bien su trabajo y otros que dejan mucho que desear. Para estar seguros de que un administrador de fincas va a defender con profesionalidad los intereses de la comunidad es necesario que cumpla los siguientes requisitos:

 

  • Disponer del título de administración de fincas: la comunidad debe exigir al profesional que presente su título de formación expedido por el Colegio correspondiente. Además, es importante que esté inscrito en el Colegio de Administradores de Fincas, ya que es una forma de garantizar que todas las gestiones se van a hacer de manera responsable.

 

  • Disponer de experiencia demostrable como administrador: que los propietarios conozcan las anteriores carteras de clientes del administrador de fincas es una manera de transmitir tranquilidad y profesionalidad. En la administración de fincas, la experiencia es muy importante para resolver problemas de manera rápida y eficiente.

 

  • Disponibilidad y accesibilidad: el administrador debe estar disponible siempre que se le necesite y ser accesible a las consultas de los vecinos. Si es difícil contactar con él y no responde con celeridad a los requerimientos, casi con total seguridad de que no es la persona que una comunidad necesita.

 

  • Capacidad para llevar la contabilidad de la comunidad: es un requisito imprescindible para cualquier administrador. Las cuentas de una comunidad no son fáciles de cuadrar, siempre suele haber vecinos morosos o que no viven allí y hay que localizarlos, entre otros obstáculos. Un buen gestor debe superar todos estos contratiempos y mostrar a los vecinos una cuentas transparentes y bien elaboradas.

 

  • Organizar las Juntas de vecinos: aparte de organizar cada Junta, ordinaria o extraordinaria, recogiendo las quejas o sugerencias de los vecinos y redactando todos los puntos a tratar, debe hacerlas llegar a todos los propietarios, ya sea por correo o por vía telemática y además debe acudir a las reuniones y redactar el acta de todos los acuerdos alcanzados. Por tanto, su disponibilidad es muy importante para asesorar sobre cualquier tema legal o para mediar en posibles conflictos que deben resolverse en el seno de la comunidad de vecinos.

 

Como vemos, en la administración de fincas no vale cualquier profesional y es importante tener en cuenta bastantes requisitos a la hora de contratar a un administrador responsable y comprometido con la comunidad. En Inmho disponemos de los mejores profesionales en todas las áreas de la gestión de fincas y una larga trayectoria para resolver todo tipo de conflictos. Contacta con nosotros y resuelve tus dudas.

2019-09-18T09:57:24+02:00 septiembre, 2019|