915 17 90 64
Presupuesto
Acceso

Puntos de recarga eléctricas para garajes comunitarios

Los puntos de recarga del coche eléctrico poco a poco se han convertido en un nuevo desafío para las comunidades de vecinos y es que esta clase de vehículos cada vez tiene más aceptación entre el público. La necesidad de cargar el coche eléctrico en el garaje comunitario es un hecho que los profesionales del sector inmobiliario ya han comenzado a sopesar para ofrecer soluciones eficaces para los propietarios.

 

Lo cierto es que los coches eléctricos ya no son una opción cara solo apta para usuarios acaudalados, ahora es una opción asequible a prácticamente todos los bolsillos y hay cada vez más vecinos que desean disponer de un punto de recarga para su coche eléctrico en su plaza de garaje de la comunidad de propietarios.

 

Sin embargo, a la hora de instalar estos puntos de recarga se están produciendo algunos problemas en las comunidades, ya que es algo nuevo que suscita muchas dudas entre los vecinos, como por ejemplo quién tiene que pagar el consumo eléctrico o el coste de la instalación de los puntos de recarga.

 

La Ley de Propiedad Horizontal (LPH) indica que si un propietario quiere instalar un punto de recarga para su coche eléctrico, tan solo tiene que comunicarlo a la comunidad de vecinos y pagar él los costes de la instalación.

 

Una vez que se ha instalado la infraestructura para los primeros puntos de carga, los propietarios que se van interesando en instalar un nuevo punto solo tendrán que comunicarlo al presidente y aceptar las condiciones que se han fijado previamente.

 

Este aspecto es muy importante, ya que, a veces se procede a instalar puntos de carga de coches eléctricos de manera independiente sin que medie una planificación previa para toda la comunidad, de tal forma que cada vecino procede a instalar su punto de carga con las condiciones que cree más beneficiosas para él. Esto puede ocasionar inconvenientes para algunos vecinos.

 

La principal recomendación de los profesionales es precisamente evitar cualquier tipo de problema marcando unas normas para la instalación de puntos de recarga de coche eléctrico que todos los vecinos deben cumplir.

 

¿Qué opciones hay para cargar el coche eléctrico en el garaje comunitario?

 

Según la Instrucción Técnica Complementaria encargada de las instalaciones de puntos de carga de coches eléctricos ITC BT 52, se proponen tres opciones para evitar cualquier tipo de conflicto entre los vecinos de una comunidad:

 

El propietario instala el punto de recarga con el contrato eléctrico de su vivienda

 

Esta opción es la más recomendable para evitar que se contrate un nuevo Código Universal de Punto de Suministro (CUPS) por parte del propietario. Así es más sencillo contabilizar el coste eléctrico de las recargas del vehículo y cada usuario puede pagar su importe en una factura global junto con los costes de su vivienda.

En caso de que el vecino tuviera la necesidad de contratar un nuevo CUPS para cargar su vehículo eléctrico, todos los costes recaerían sobre el interesado y nunca en la comunidad.

 

Contratación de una línea eléctrica independiente con tarifas más baratas

 

Esta opción es recomendable siempre que la comunidad ofrezca este tipo de alternativas a los vecinos y no lo contrate cada propietario de manera individual. Con este tipo de líneas se pueden obtener precios en la línea eléctrica mucho más competitivos, como por ejemplo tarifas reducidas si se recarga el vehículo desde la 1 a las 7 de la madrugada, entre otras.

 

Contratar los servicios de gestión de carga a una empresa externa

 

Esta opción también se puede valorar por parte de la comunidad para que todos los vecinos paguen la misma cantidad por la instalación de su punto de carga. Actualmente, como la demanda de recarga de vehículos eléctricos está aumentando, cada vez hay más empresas que ofrecen este tipo de servicios con precios más competitivos.

 

¿Qué opciones de financiación hay disponibles para la instalación de puntos de carga de coche eléctrico?

 

A nivel estatal, los gobiernos están comenzando a ofrecer ayudas, tanto para la adquisición de vehículos eléctricos, como para la instalación de puntos de carga a nivel individual o de comunidades de vecinos.

 

El objetivo de estas ayudas es incentivar el uso de vehículos eléctricos y solucionar el problema de la instalación y gestión de las infraestructuras necesarias para dicho fin. Por tanto, estamos seguros de que las ayudas públicas y privadas se irán sucediendo en los próximos años para aumentar el parque móvil de coches eléctricos.

 

Junto a las ayudas públicas, las empresas privadas encargadas de la instalación y gestión de puntos de recarga también ofrecen otro tipo de ayudas interesantes, como por ejemplo opciones de financiación y también la adquisición de tarifas planas mensuales que incluyen la gestión y mantenimiento del punto de carga. Además, estas compañías han pensado en las necesidades de las comunidades de propietarios ofreciendo distintas opciones para cubrir las necesidades de los vecinos.

 

Una de ellas es la instalación individual de puntos de carga, de la que ya hemos hablado, y que consiste en instalar el punto de carga directamente con la línea que ya tiene contratada el propietario en su vivienda.

 

De esta forma, los costes de la energía consumida los paga cada vecino a la compañía eléctrica. Con esta opción no se necesita instalar otro punto de suministro distinto, ni tampoco aumentar la potencia ya contratada por la persona.

 

Por otro lado, la otra opción que normalmente barajan las empresas que ofrecen servicios de carga eléctrica a vehículos es la instalación colectiva, es decir,  una instalación que va desde el contador eléctrico de la comunidad de vecinos hasta cada punto de recarga de vehículos.

 

En este caso se distribuyen los costes entre todos los vecinos y así se centralizan las instalaciones eléctricas de recarga, permitiendo una reducción de costes según aumentan los puntos de carga que van pidiendo los vecinos.

 

A la hora de diseñar las tarifas planas que proponen las empresas en las instalaciones colectivas para comunidades de vecinos, se tiene en cuenta el consumo eléctrico de cada usuario. Así, los vecinos que recorran más de 9.000 km al año, pagarán una tarifa mayor que los que hacen menos kilómetros. De esta forma se equilibra el consumo entre los vecinos para evitar posibles conflictos.

 

En Inmho estamos a tu disposición para resolver cualquier duda sobre los puntos de recarga de coche eléctrico en comunidades de vecinos. Contacta con nosotros y no te quedes atrás en este aspecto que tiene cada vez más relevancia en los garajes comunitarios.

2019-09-02T15:19:44+01:00 julio, 2019|