Todas las obligaciones del administrador de fincas en Madrid

Administrador de fincas Madrid

Cuando una comunidad de vecinos elige a un administrador de fincas en Madrid, no todo el mundo sabe realmente cuál es su trabajo ni por qué es tan necesario a la hora de gestionar una comunidad de propietarios. En este post vamos a intentar aclarar todas las dudas al respecto y acercarnos un poco más a esta figura imprescindible dentro de la gestión inmobiliaria.

Empezaremos por definir lo que es un administrador de fincas en Madrid (o en cualquier otra ciudad): es un profesional colegiado que se dedica a gestionar los elementos comunes de una comunidad de propietarios, así como los bienes inmuebles rústicos y urbanos de terceros aplicando las leyes de Propiedad Horizontal.

Cuáles son las funciones de un administrador de fincas en Madrid

La figura del administrador de fincas es muy importante en la gestión de una comunidad de vecinos, ya que no solo ejerce como gestor, sino también como contable, secretario, mediador, gerente y asesor para resolver cualquier problema que pudiera surgir entre los propietarios e inquilinos de la comunidad. Vamos a ver con más detalle cada una de estas funciones:

Gestión de fincas en Madrid

Gestionar un patrimonio inmobiliario, ya sea rústico o urbano, es una de las principales funciones de un administrador de fincas. Su objetivo es velar por los intereses de los propietarios, tomar decisiones profesionales que armonicen la convivencia y generen bienestar en la comunidad. Además, deberá gestionar el mantenimiento de las zonas comunes para lograr una buena conservación y cumplir la normativa legal vigente sobre higiene y seguridad en interés de los comuneros.

Otro cometido fundamental que recae en el administrador es la gestión y seguimiento de posibles averías, comunicación con proveedores, seguros, etc. Si es necesario, deberá ponerse en contacto con las administraciones públicas para solucionar cualquier tipo de problema, por ejemplo con el ayuntamiento, Seguridad Social, delegación de Hacienda, instituciones autonómicas, etc. Además, deberá contratar y gestionar las relaciones laborales del personal que trabaje en la finca, como jardineros, limpiadores, personal de mantenimiento, etc.

Asesoramiento

El administrador de fincas es experto en numerosos temas y siempre debe mostrarse accesible y dispuesto a resolver cualquier duda o consulta de los propietarios. La mayoría de ellas tienen que ver con el pago de recibos, posibles siniestros, ruidos de los vecinos u otros problemas de convivencia, pero también puede resolver dudas relacionadas con la compra-venta de viviendas, alquileres, rehabilitación de inmuebles, legislación sobre viviendas de protección oficial, registradores de la propiedad, impuestos, etc.

El administrador se encarga además de todos los asuntos jurídicos de la comunidad, como el cobro a los propietarios morosos, llevar a cabo los acuerdos que se producen en las juntas de propietarios y toda la jurisprudencia relacionada con la finca.

Aspectos que gestiona un administrador de fincas

Estos son algunos aspectos que todo administrador de fincas debe gestionar de la mejor manera posible para el buen funcionamiento de una comunidad de propietarios:

  • Aspectos fiscales: gestionará todas las obligaciones de la finca en relación a la Hacienda Pública, impuestos (IRPF, IVA…) declaraciones, liquidaciones, etc.
  • Aspectos laborales: incluye todos los contratos firmados bajo el nombre de la comunidad de propietarios, la prevención de riesgos laborales, cumplimiento de los estatutos de los trabajadores, gestión de accidentes laborales, etc.
  • Aspectos técnicos: gestión de problemas relacionados con la arquitectura de la finca y el mantenimiento de instalaciones, como por ejemplo la calefacción central, piscinas, pistas de tenis o pádel, etc. El administrador también se encargará de contratar a la empresa o técnico que mejor relación calidad-precio ofrezca por sus servicios a la comunidad.
  • Aspectos económicos: elección del presupuesto más beneficioso para la comunidad en cualquier tipo de servicio o reparación, elaboración de saldos individualizados según la Ley de División Horizontal, ejecución de acuerdos de la Junta y emplear el dinero de la finca en la instalación de dispositivos u obras, repercusión de gastos, etc.
  • Aspectos contables: el administrador elaborará los balances de ingresos y gastos para someterlos a aprobación en las juntas, procederá a la actualización de pagos y, en algunas comunidades, también es el encargado de efectuar los cobros de recibos del agua u otros suministros a propietarios e inquilinos, elaborando los porcentajes de consumos individuales. También paga las nóminas a trabajadores, proveedores, acreedores, etc.
  • Aspectos de secretaría: el administrador es el encargado de custodiar toda la documentación de la comunidad y de expedir todos los documentos necesarios para resolver los problemas que pudieran surgir, como por ejemplo, emitir los certificados de deuda de un vecino moroso en caso de gestionar una reclamación judicial, o en el caso contrario, emitir un certificado de un vecino que está al corriente de pago para llevar a cabo una transacción inmobiliaria. También dará fe de los acuerdos de la junta y redactará las actas o se encargará de que alguien lo haga para informar a los propietarios de lo que se acordó.

Además de todo esto, el administrador puede hacer peritaciones judiciales, valoraciones inmobiliarias, contratos de arrendamiento, traspasos de locales y un largo etcétera.

En Inmho conocemos perfectamente todas las responsabilidades de un administrador. Si necesitas resolver alguna duda sobre cómo cambiar de administrador de fincas o cualquier otro asunto relacionado con la gestión de fincas, no dudes en contactar con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte.

Cambiar de administrador de fincas es muy fácil y rápido si sabes cómo:

¿CÓMO CAMBIAR DE ADMINISTRADOR DE FINCAS?